Archivo del sitio

Memorable clausura del XI Festival de Cine de Alicante

Historias reales, recuerdos y exaltación de componentes esenciales que dan brillo al séptimo arte, y discursos entrañables. En la clausura del XI Festival de Cine de Alicante hubo tiempo para todo. Como dijo Luis Larrodera, gala sin lujos pero memorable por las personas que asistieron y la hicieron posible.

La gran triunfadora de la noche fue ‘El Rayo’, la cinta de Fran Araújo y Ernesto de Nova Roldán, galardonada con la Tesela de Oro al mejor largometraje, Tesela de Plata al Mejor Director y con el Premio Sergio Balseyro a la Mejor Película. Esta historia basada en hechos reales narra la vida de Hassan, un inmigrante marroquí que tras 13 años en España, no encuentra trabajo y decide volver a su casa con un tractor de segunda mano en el que invierte todos sus ahorros. Historia con la que el director ilicitano Nova Roldán se topa cuando Hassan decide comprar el vehículo agrícola de su abuela.

En uno de sus tres discursos (uno por cada premio obtenido), Roldán no se olvidó de todas esas personas que luchan por mejorar sus condiciones de vida: “quería dedicarle este premio a toda esa gente que sueña con la oportunidad de tener una vida mejor, oportunidad que no se le puede negar a nadie porque las personas nunca tendrían que ser ilegales”.

De temática diferente pero de mismo género es ‘Blockbuster’, una película realista de corte social que narra la historia de un actor veterano que siente cómo sus días de gloria han terminado. Rodada en escasos 20 días, esta cinta se alzó con la Tesela de Plata al Mejor Guión y al Mejor Actor.

Su director y guionista, Tirso Calero, agradeció al festival alicantino por “seguir apoyando el cine español y por abrir una ventana a las películas más pequeñas y modestas que lo necesitamos”, y confesó que ‘Blockbuster’ “es lo más personal que he escrito nunca porque ha salido del corazón. Un guión que sería papel mojado sin los grandísimos actores que he tenido la suerte de dirigir en esta película”. Entre ellos, el protagonista de la misma, Manuel Zarzo, uno de los más ovacionados de la noche, que afirmó que el largometraje cuenta “exactamente lo que pasan los actores en esta profesión tan maravillosa y difícil”.

Además de los actores, guionistas, directores… los músicos también son esenciales para grandes y pequeñas producciones cinematográficas. El Premio Música para la Imagen se lo llevó Antón García Abril que se mostró agradecido con el Festival “por acordarse de la importancia que tiene la música”.

Pero sin duda, el momento más emotivo de la noche fue la entrega del Premio A toda una vida. El realizador Carlos Saura entregaba el premio a Juan Diego, “uno de los mejores actores con los que he trabajado”. El humor de Juan Diego se abrió paso entre sus primeras palabras, en las que incluyó su admiración y agradecimiento al que fuera uno de los que marcaron su trayectoria profesional: Carlos Saura. También dedicó el galardón a sus compañeros de profesión y dio una llamada de atención al Ministerio de Cultura por las dificultades con las que el cine se enfrenta en estos momentos: “Estamos comatosos, el 20% de la profesión no vive de la profesión”.

Juan Diego, premio A toda una vida, en la alfombra roja

Juan Diego, premio A toda una vida, en la alfombra roja

Vicente Seva, director del Festival de Cine de Alicante, afirmó el incremento de público en las proyecciones y la buena acogida que ha tenido el ciclo de cine entre los alicantinos. Las palabras de Juan Diego clausuraron con broche de oro la gala: “Un festival de cine lo hace la ciudad, y si la ciudad de alicante se empeña en que éste sea el del litoral mediterráneo lo vamos a conseguir, y yo estaré presente con todos ustedes“.

Anuncios