Cantera de cineastas alicantinos (III): Ángel Gómez: “Alicante es una ciudad diseñada para hacer cine”

Patricia López | @PatriciaLLlamas

Ángel Gómez es un cineasta algecireño titulado en Dirección cinematográfica y guión por el Centro de Estudios Ciudad de la Luz. Posee más de 45 premios cinematográficos, ha sido finalista en dos ocasiones en el Festival de Sitges por ‘Y la muerte los seguía’ en 2012 y ‘La última víctima’ en 2011. Además ha obtenido la friolera de más de 300 nominaciones en festivales nacionales e internacionales, y actualmente trabaja como director y guionista para la productora Aliwood.

Con tan sólo 25 años, Gómez ha dirigido más de 50 proyectos entre cortometrajes, videoclips, reportajes, documentales y spots publicitarios. En todos ellos prima una estética cuidada y la localización perfecta.

Para el joven cineasta “lo primero que debe tener una localización para ser digna de aparecer en cualquier producción es una magia, algo que te transmita”. Convencido de que existe un decorado perfecto para cada historia, afirma que esta característica es “uno de los elementos más importantes de una película que muchas veces marca la diferencia entre una buena producción o una que está hecha por hacer”.

Aunque de Algeciras, Ángel Gómez, se siente parte de Alicante, provincia en la que ha rodado 3 cortos y un largometraje documental. El cineasta destaca que este trocito del levante mediterráneo cuenta con decorados maravillosos y naturales, platós y zonas urbanas magníficas para rodar, y pequeños rincones que le gustan mucho “a los que seguramente un grupo de turistas no irían a visitar, pero un grupo de cineastas, y más de género, sí le encantaría”. Afirma que Alicante es una ciudad diseñada para hacer cine.

Se trata de “localizaciones que aparentemente a la vista no pueden parecer bonitas, pero que luego en cámara te dan un look magnífico: ruinas, edificios antiguos, zonas deterioradas… porque creo que especialmente en el género de terror en el que me muevo, te llenan la pantalla”, asegura Gómez.

Recorrido por las localizaciones

Hace tres años decidió rodar su primer cortometraje en la provincia: ‘Noche buena’. Se trata de una cinta de terror ambientada en Navidad. “Es una chica que trabaja en un área de servicio en la carretera, en una gasolinera, y le toca trabajar la noche del 24 de diciembre. Justo esa noche dan la noticia en la televisión local de que se ha escapado un asesino peligroso que acaba parando en el área de descanso”, explica el director que afirma que para este corto encontró unas localizaciones que le fascinaron.

“Era muy difícil conseguir que nos dejaran rodar en una gasolinera, y más aún en una que nos gustara”, comenta Gómez.

Aunque les costó. encontraron lo que iban buscando. Una gasolinera situada camino a El Campello “con un look magnífico, apartada, rodeada de oscuridad absoluta, de una especie de campo, malezas… Era un lugar inhóspito y exagerado”.

Para la escena final de la historia se decidieron por el Faro de Santa Pola. Su largo camino de tierra y los arbustos que lo rodeaban convencieron al joven cineasta que afirma que: “Es un sitio que transmite una barbaridad para el género y cuando lo vi no lo dudé”.

Pertenecemos a la muerte’ es otro de los cortometrajes rodados por Gómez en Alicante. Protagonizado por Javier Botet y Elisa Mouliaa se trata de una adaptación libre de la novela de Frankestein a nuestros días.

“El decorado es de lo que más me gusta, la dirección de arte lo hizo genial porque elegimos unos enclaves muy característicos y además que iban muy en consonancia con el cortometraje”, explica el director y guionista. La estética del corto recoge el mismo look que representa la cara llena de cicatrices del personaje principal.

Una de las escenas está rodada en la cervecería El Coscorrón situado en el Barrio. Tiene todas las paredes pintadas, perfecto para una escena de misterio y terror. “En un momento dado se encuentra al protagonista rodeado de esas paredes que en cámara no dejan de parecer grietas. No se distingue lo que hay escrito, simplemente se ven trazos y más trazos”, comenta Gómez.

Los graffitis y las pintadas que hay en El Matadero de Alicante también ofrecían esa particularidad que envuelve el corto y para el director es una de sus localizaciones favoritas.

El final de dicho rodaje transcurrió en El Postiguet, en la zona del tranvía. “Un sitio precioso porque es el final del cortometraje cuando los personajes ya ven la luz”, confiesa Gómez, la chica atormentada coge el tren para marcharse y emprender una nueva vida. “Cogimos unos encuadres preciosos, con la ciudad de Alicante de fondo, una luz de amanecer muy bonita que nos bañaba toda la escena, El Postiguet y los edificios que dan al paseo marítimo”, afirma.

Pero el cortometraje más característico que ha rodado en Alicante es ‘Y la muerte lo seguía’. Un western que precisamente ganó un premio en Málaga hace escasos nueve días.

Rodado entre Alicante y Almería, el enclave escogido en la provincia fue un poblado en El Campello, ‘Fan West’. “Es un sitio que no es bonito, que es bastante gris, bastante polvoriento y sucio, de que pisas la madera y se rompe. Daba el look perfecto”, explica el director, que se muestra seguro de que: “No iba a encontrar en ningún otro sitio un pueblo fantasma y lo encontré allí en Alicante cuando incluso en un principio no estaba ni planteado ir a verlo porque decían que no me iba a gustar”.

El largometraje documental que Ángel Gómez rodó en la provincia estaba ambientado en principios del siglo XX.

Al principio el joven cineasta se “tiraba de los pelos porque pensaba que iba a ser imposible. Pero la verdad es que encontramos en Alicante mucho de los sitios que nos recreaban absolutamente esa época”. El Claustro de la Concatedral de San Nicolás, las calles del Barrio, la playa de Arenales del Sol, o Santa Eulalia, un pueblo bastante pequeño y abandonado, fueron los enclaves idóneos para esta producción.

Próximos proyectos

Aunque en la actualidad está preparando un largometraje en Madrid para una productora, este joven canterano de Ciudad de la Luz asegura que le encantaría volver a rodar cortometrajes en Alicante porque es un sitio que le gusta mucho. En breves rueda en la provincia un spot publicitario para una marca de zapatos. Ahora está en plena búsqueda de localizaciones.

Artículos relacionadosArtículos relacionados:

Alicante como plató de cine

Cantera de cineastas alicantinos (I): Chema García Ibarra: “La localización es algo más que un marco en el que poner a la gente”

Cantera de cineastas alicantinos (II): Pablo Riquelme, un joven director oriolano sin límites ni barreras

 

Anuncios

Publicado el 7 junio, 2014 en Cultura, Despieces y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: